sexta-feira, 5 de janeiro de 2007

EL DÍA EM QUE ENCONTRÉ ROBERT JOHNSON

Yo sé que siempre que contamos historias dificilmente conseguimos retratar fielmente los detalles del ocurrido pero, en este caso sé que no me olvidaré de nada... Era una madrugada de Sábado, un poco fría, cerca de 1990 y un chico de 17 años estaba reunido con 3 amigos más, escuchando musica y contando casos, algunos dignos de calafríos. Uno de ellos había traído de su casa para prestar para este chico, un disco doble de Robert Johnson: King of the Delta Blues - Singer vol 1 y 2. Además de ya haber escuchado hablar de Johnson y por haber asistido casi 10 veces la película " A Encruzilhada" (nombre de la película en Brasil) no conocía su obra y nunca compraba los discos, pero de aquel día no pasaría. En el sítio donde estaban no había equipo de musica y el album estuvo toda la madrugada allá, quieto, un sencillo objeto imóvel bien diferente de las grabaciones allá contenidas. Aquel silencio de Robert Johnson aburria el curioso chico que quedó la noche contando historias, bebiendo licor, jugando barajas y enamorandose de aquella tapa blanca que no contenía foto ninguna de tal leyenda del Blues. Cerca de 6:00 horas de la mañana, el día clareaba y el sueño llegaba fuerte. Era hora de volver a su casa, dormir mucho y más tarde escuchar " Mr. Johnson". El chico caminó pocos metros hasta su casa, mirando aquella tapa sencilla hasta mismo sin nada de interesante, teniendo en cuenta que allí supuestamente había 29 de las más diferentes, envidiosas y geniales composiciones del Blues del Delta del Mississippi. Llegando a su casa,rapidamente se baño, se puso una ropa cualquiera para dormir y se acostó. Después se sentó em la cama y resolvió colocar el disco nº 1 para tocar. Tenía la intención de dormir escuchando buenos Blues. Gran engano del pobre chico urbano que poco conocía lo que era un Blues del campo y posguerra. Cambio de planes: por eso él quedaría algunas horas más sin dormir. La primera musica és "Crossroads Blues" y él amenaza acostarse,resiste, pero después se acuesta. Empieza la voz de Johnson. Él intenta cerrar los ojos pero, no es lo que quiere. Él simplemente no puede con el sonido que escucha y aciende la luz rapidamente y empieza a leer lo que hay escrito en la tapa. Pára de leer (todo en inglés) pues no puede tener atención en nada más. Solamente en aquel viejo Blues de la decada de 30. ¡Y de viejo no tenía nada ! Todo era nuevo y distinto. Después de "Come On in My Kitchen", él se levanta, va hasta la cocina ( ¿ cuál era el nombre de la musica ?) y su padre está preparando el café. Para quién bebió licor por toda la madrugada, era una buena idea. Agarró una taza y se sentó mientras su padre salía para comprar el periódico cerca de allí.Mientras eso, intenta crear coraje para volver a su cuarto y quedar escuchando el disco, ¡ pues había tocado 3 musicas solamente ! Para intentar pensar en otra cosa espera un poco más por su padre. Llega el periódico y él rapidamente agarra para leer. Si allí contenía alguna noticia muy importante, eso jamás sería recordado. Podría estar hablando de la muerte de un jefe de Estado o mismo de uma conocida estrella de Hollywood, pero eso también jamás sería recordado o simplemente grabado en su memoria. Después de minutos vuelve a su cuarto y toca el disco. Se mueve solamente para cambiar el disco y poner el disco nº 2. ¡ Listo ! Inquieto, camina por la casa sin saber lo que hacer. Vuelve para su cuarto y no mira el disco. No necesitaba, pues estaba grabado en la memoria. Entonces, un pensamiento era inevitável. ¿ Cómo era Robert Johnson presentandose en los sítios pelígrosos de aquella región ? Bueno, esto era asunto para otra ocasión. Finalmente llega el sueño. Cinco horas después, él ya está despierto y pone el disco novamente. Pocos días después, compra el disco doble con lo poco dinero que tenía. Empezava allí una busca por la historia de la musica del Mississipi y todo Sul de EUA. El Blues tenía ahora otra cara, otra identidad y otro sentido.¡ No solamente por una guitarra y una voz! ¡ Pero por 'aquella' guitarra y 'aquella' voz! Todo eso más las leyendas de pactos sobrenaturales, su técnica superior a todos, su oído unico y su muerte llena de misterio, celos, envidias y bebida con veneno marcó para siempre la obra de un genio. Escribí com riqueza de detalles la historia deste chico com Robert Johnson por el simple motivo de que yo soy el chico y recordar de cada minuto de aquel inicio de mañana, asi como Sonny Boy Williamson, Johnny Shines e David ‘Honeyboy’ Edwards acuerdarán de aquella noche de 1938 cuando Johnson caminaba para la muerte.Pero eso és outra historia...

Texto original por Marcus Mikhail em:
http://bluesmasters.blogspot.com/2006/08/o-dia-em-que-encontrei-robert-johnson.html

Versão em espanhol: Patrícia Tavares de Campos.

2 comentários:

Manuel disse...

Eu prefero ler textos em português, embora tenha fluência em espanho e inglês.

Marcus Mikhail disse...

Olá Manuel !!!
Os textos continuaram em português... apenas alguns serão republicados em espanhol ou inglês, devido a alguns pedidos de leitores do blog.
Provavelmente vc já os tenha lido em português...
Obrigado pelas visitas !

um abraço
Marcus Mikhail